ARTÍCULOS
Acotaciones
, 28, enero-junio 2012
43
libertad creativa, en su dimensión original, dionisíaca. Ahí, en el terreno
de la danza tengo actualmente la oportunidad de reformular mi trabajo
y lanzarme a explorar nuevas opciones expresivas. Creo que no fue por
casualidad que los precursores, Appia y Craig, y el mismo Oskar Schlem-
mer estuvieran cerca de la danza cuando propusieron sus innovaciones y
líneas de investigación respectivamente. Trabajar en soluciones más expe-
rimentales. Afrontar cuestiones tales como: ¿podemos considerar el teatro
como arte contemporáneo? Quiero decir, como arte en la contemporanei-
dad. ¿Y la plástica escénica? ¿Se puede considerar que estemos creando
elementos escénicos que forman parte de la plástica contemporánea?
Así que, cuando llegó la invitación para participar en esta publicación,
con un artículo sobre: ¿hacia dónde va la plástica escénica?, me encontré
atrapado en mi propio compromiso. Ese es el tema que me interesaba en
ese momento y tenía que afrontarlo. Intentar plasmar una serie de re-
flexiones, aún inconexas, en un discurso lógico y ordenado. El tema no
queda resuelto, pero al menos espero que las ideas expresadas sean de
interés y permitan avanzar en el debate y análisis.
E
l
pasado
es otro
país
1
El país que conocí ya quedó atrás. Ahora, en las puertas de la tercera
parte de mi vida, creo que toca vivir en el nuevo tiempo. Y en este nuevo
siglo, hacer las cosas de otro modo. Las certezas que nos trajeron hasta
aquí tengo la sensación de que ya no son todas válidas. Representan sin
duda una forma de hacer, fiel a su tiempo, pero no son el absoluto artístico
que durante algún tiempo pensamos. Tenía razón Azorín cuando escribía:
«Qué es una generación: una estética; la estética es el todo que engloba los
demás aspectos» . Pero ¿ha llegado ya el nuevo tiempo? No lo sé. Quizás
no lo percibamos aún, pero en diversos lugares de nuestro mundo escéni-
co es más que probable, estoy seguro, que autores, diseñadores, intérpre-
tes, etc. estén creando los espectáculos que serán la referencia obligada a
la hora de entender las artes escénicas del siglo
xxi
.
Durante los últimos cuarenta años, he dedicado esfuerzos a establecer
algunos principios que debe seguir la plástica escénica y en concreto el
diseño escénico. A formular una teoría o metodología del diseño que po-
dríamos resumir en dos palabras: rigor y poética (Ruesga Navarro, 2008).
Y una declaración de principios que me ha permitido acometer con sufi-
1...,33,34,35,36,37,38,39,40,41,42 44,45,46,47,48,49,50,51,52,53,...224