ARTÍCULOS
48
Acotaciones
, 28, enero-junio 2012
nadores la técnica de «cortar y pegar» ha impregnado todo nuestro pensa-
miento y la expresión del mundo actual. Desde Picasso y Braque, pasando
por Renau o Heartfield y sus fotomontajes, hasta nuestros días, en que
plásticos, novelistas, arquitectos, coreógrafos, dramaturgos, directores de
cine, cocineros, etc. nos expresamos mediante fragmentos de la realidad o
de la ficción, que ensamblamos y superponemos, para poder contar nues-
tra visión del mundo: fragmentario, inabarcable, cambiante, contradicto-
rio, de múltiples texturas.
Y esa técnica del
collage
impregna el proceso creativo de una gran parte
de las artes escénicas actuales. Permite trabajar en procesos simultáneos,
horizontales, no jerarquizados, próximos a la sensibilidad artística y so-
ciológica que representa lo mejor de nuestro tiempo, y que tanto se ha fa-
cilitado por las nuevas tecnologías de la comunicación. La materia plástica
principal son los intérpretes y el espacio. Construir desde el ensayo, desde
la prueba y error, desde la acumulación. Para, poco a poco, ir limpiando,
en el proceso de estilización
4
que requiere toda creación artística, pero
tratando de que parte de los gestos creativos se muestren al espectador.
El proceso forma parte del acto creativo y debe ser evidente. Pero dife-
renciando la metáfora, que está en el escenario, de la realidad. El espec-
tador debe sentir, como ante un iceberg, que hay una parte sumergida,
trabajada, experimentada, que no se muestra en el escenario, pero que nos
alimenta y da potencia.
Parte de los espectáculos más interesantes
5
que vemos se expresan bajo
esta técnica de la repetición, los fragmentos, el
collage
. Surgen propuestas
que reivindican la poética del espacio vacío de Peter Brook, el trabajo
actoral como principio y final del espectáculo. Directores de escena como
el chileno Ramón Griffero explican así el concepto escénico de sus espec-
táculos:
En la construcción de este concepto están las visiones narrativas del espacio
elaboradas por el escenógrafo Herbert Jonckers; el inicio de una reflexión
inconclusa de Oscar Schlemmer, que en su deseo de reelaborar otro arte es-
cénico retoma como elemento primario las líneas y formas del espacio escéni-
co; los conceptos de filosofía del espacio de Heidegger; la teoría del cine de
Eisenstein sobre el montaje; el imaginario de Meyerhold, una visión o mirada
personal de cómo se construyen los espacios públicos y cómo estos reflejan
civilización y poder; la composición fotográfica de las fotonovelas y cómics
en su narración; y la evolución de la plástica al interior de su formato espacial
(1).
1...,38,39,40,41,42,43,44,45,46,47 49,50,51,52,53,54,55,56,57,58,...224